Kaleo

Cuando escucho una banda de la que no conozco nada, intento abstraerme de todo y quedarme solo con lo que me llega por el oído.

Nada de prejuicios por la edad o el origen, el aspecto, sus fuentes o sus vídeos. Nada de dejarme llevar por sus ropas, sus tatuajes, su actitud rebelde o su introspección escénica, todo eso ya vendrá después.

Cuando escuchas una canción con los auriculares no sabes si el cantante lleva sombrero o si el guitarra tiene aspecto de cenar mal y beber peor, apenas consigues identificar los instrumentos e imaginarte la composición de la banda, si serán 4 o 5, qué instrumentos hay y a qué otros grupos te recuerdan.

Y aquí me surgieron las dudas con Kaleo.

Me gusta su sonido contundente, su energía contenida y sus cambios, unos arreglos muy efectivos y mucho músculo.

Un acento que no consigo descifrar, cierto… pero el sonido parece americano, me recuerda a páramos cenagosos, a coches abandonados, a noches terriblemente pegajosas, a matojo, piedra y lagartija.

No sé si serán de los USA pero lo parecen, y ese blues constante te hace recordar a alguien, y aparece un nombre en mi mente que no se si es pecado citarlo en este post: Led Zeppelin.

Y una guitarra, una guitarra que por el sonido ampuloso y su cadencia me lleva al sonoro terreno del bluegrass.

Así que, tras escuchar la lista que me propone Spotify sobre el grupo, indago un poco más, y salta la primera sorpresa.

Son de Islandia.

El país de los géiseres escupe con escasa regularidad artistas pop como The Sugarcubes, su componente Björk, la suave Emiliana Torrini o los Kaleo.

Para todo un país parece poca contribución, pero si comprobamos que tiene la misma población que, digamos, la ciudad de Alicante, parece mucho más que suficiente.

Más que suficiente si tenemos en cuenta que desde Alicante sólo nos llegó Jaime Morey.

Kaleo está compuesto por 4 jovenzuelos: voz y guitarra, batería, bajo y guitarra solista. Formación clásica de toda la vida con nombres impronunciables que evito escribir para no pelearme con el teclado. En la Wikipedia en inglés no pone nada de sus fuentes, así que tendré que indagar más, pero me dan la razón en un punto clave sobre ellas en el apartado “Musical Influences”:

La música de Kaleo está influenciada por el folk y el blues. Sus influencias del blues provienen sobre todo del delta blues, que era la diana de alguno de los temas más duros de su álbum “A/B”. Su música destaca por un sonido distintivo de resonador.

A/B, su último disco

Delta blues

Ya tenemos la conexión Led Zeppelin. Los Zeppelin, aunque se ganaron una merecidísima reputación como banda Hard Rock, tienen una base completamente bluesera, se nota en todas sus composiciones y nunca lo ocultaron. Ya hablamos de ellos en When the Levee Breaks, uno de los posts de los que estoy más satisfecho, canción inspirada en unas inundaciones en el Mississippi en 1927, pero no hemos de olvidar otros temas suyos como Traveling Riverside Blues, How Many More Times o Since I’ve Been Loving You.

Led Zeppelin

Otros que han bebido y beben del blues sin ningún reparo y con mucho orgullo son los Stones.

Resonador

Y el final del apartado dice: Su música destaca con un sonido distintivo de resonador. “Resonador” se refiere a la guitarra con resonador, una guitarra acústica creada en los años 20 específicamente para que su sonido no se quedara oculto en las bandas de música ante la sonoridad y volumen de la percusión y los instrumentos de viento.

Dobro
Steel guitar
Lap steel guitar

 

En lugar de usar la caja de resonancia habitual de la guitarra acústica, se instalan en ella unos resonadores metálicos que potencian el volumen del instrumento, un buen recurso cuando no existían los amplificadores eléctricos.

Os dejo un esquema y los componentes de la guitarra con resonador, también llamada dobro, hermana de las lap steel guitar, aquella que se toca con la guitarra tumbada en horizontal.

 

Esquema de un dobro (guitarra con resonador acústico)
Elementos de un resonador

Esta guitarra aparece, precisamente, en la portada del álbum “Brothers in Arms” de los Dire Straits, de 1985.

Resultat d'imatges de brothers in arms

 

Y aquí vemos al cantante de la banda que, por su mentón, me recuerda a un Val Kilmer del s. XXI, con la guitarra:

 

Han colado muchos de sus temas en esos nuevos trampolines para nuevas bandas como son las series de TV, como por ejemplo en Orange is the New Black, Suits, la malograda Vinyl, Anatomía de Grey, Empire o The Vampire Diaries.

 


“Way Down We Go”, uno de sus temas más reconocibles, se usó en el capítulo final de la quinta temporada de Suits, dando mucha emotividad al momento culminante de la serie. Os dejo con el vídeo de la canción:

Mucha suerte a la banda, esperemos que no se queden en un hit del momento y se consoliden tanto en éxito como en producción. Pero, mientras escuchaba sus canciones me ha surgido una pregunta incómoda que me queda sin respuesta:

¿Si Led Zeppelin surgieran ahora, 50 años después, cómo sonarían?

 

Deja un comentario