Feud

Acabo de ver Feud (la primera temporada), una serie entretenida y prometedora.

Como prefiero entretenerme en los flecos del tema sobre el que escribo más que empezar a destripar la chicha central, os contaré -sin spoilers- algún detalle que puede hacer que queráis ver esta temporada (o las siguientes) o, si ya la habéis visto, ahondar un poco más en algún aspecto.

Os explico: Feud (que podría traducirse como “odio” o “disputa“) recrea durante ocho capítulos el enfrentamiento de dos personas enfrentadas en la vida real, escogiendo para cada temporada una disputa distinta.

Para la primera temporada han empezado con la relación de odio y envidia que mantuvieron Joan Crawford y Bette Davis durante toda su vida, acrecentada aún más cuando tuvieron que compartir cartel en “¿Qué fue de Baby Jane?” (Whatever Happened To Baby Jane? – 1963) una peli de terror prácticamente de serie B que, sin embargo triunfó en las taquillas.

Lange & Sarandon vs. Crawford & Davis

 

Para interpretar a estas dos divas, como veis, escogieron a Jessica Lange y a Susan Sarandon. La elección de la Sarandon es indiscutible, pero ¿qué me decís de Jessica Lange como Joan Crawford?

 

Abajo las originales, arriba, las réplicas

Alternativas

La propia Crawford dijo en vida, que si alguna vez alguna actriz la había de interpretar, esa tenía que ser Faye Dunaway.

Por desgracia para ella, así fue, y Faye Dunaway protagonizó “Mommy Dearest “(Querida Mamá), en una película adaptación de un libro escrito por la hija de la Crawford en la cual la ponía de vuelta y media.

Faye Dunaway (a la izquierda) caracterizada como Joan Crawford (la real, a la derecha)

Incluso la propia Faye Dunaway lamentó haber escogido ese papel en 1981, para ella hubo un antes y un después de esa película.

Creo que desvió mi carrera hacia una dirección donde el público irremediablemente tendría la impresión equivocada sobre mi

 

¿Qué fue de Baby Jane? La película que inició un género

En una escena de la serie, el director Robert Aldrich conversa con su secretaria justo antes del estreno. Él teme que va a ser un desastre, y ella le pregunta:

– ¿Por qué actuáis como si fuera un fracaso si todavía no se ha estrenado?

-¿Oyes ese silbido? Es una bomba que cae del cielo y va a impactar en 400 cines a la vez 

-No estoy de acuerdo

-¿Sabes quién va al cine actualmente? Los niños y los jóvenes, nadie menor de 35 años sabe quienes son esas mujeres

En eso te equivocas, Bob, aquí es donde entra en juego la televisión: los chicos de ahora crecieron viendo las películas de Crawford y Davis los domingos por la tarde, ¡saben quienes son! …y no olvides que hace diez años dijeron lo mismo de Gloria Swanson

-“El Crepúsculo de los Dioses” tenia a Will Holden, no es comparable

 

En la América de los 60 (con un gran cambio generacional, cultural y sobretodo, económico que ya expliqué en el post del escándalo Payola) el hecho de tener a dos antiguas superestrellas y juntarlas para una nueva película, creó un nuevo género: el “hagsploitation“.

El “hagsploitation” (literalmente, “explotación de brujas”) significó el descubrimiento de una nueva fórmula que atraía a público de diversas generaciones. Básicamente consistía en contratar a una o dos actrices de rancio renombre, maquillarla en plan de loca desquiciada y que se vea envuelta en una trama de suspense y asesinatos.

Como ejemplos que siguieron a “Whatever happened to Baby Jane?” tenemos “Canción de Cuna para un cadáver ” (Hush…Hush, Sweet Charlotte, de 1964), “Su propia víctima” (Dead Ringer, 1964), “Una Mujer Atrapada” (Lady in a Cage, 1964), “El Caso de Lucy Harbin” (Strait-Jacket, 1964), “A Merced del Odio” (The Nanny, 1965) , “Qué le pasa a Helen?” (What’s the matter with Helen?, 1971) y “¿Qué fue de tía Alice?” (Whatever happened to aunt Alice?, de 1969), de las cuales extraemos no sólo la capacidad de producir películas en tan poco espacio de tiempo, sino unos fantásticos pósters que ya os dan una idea muy aproximada del tipo de películas de que se trata:

 

Como veis, en la mayoría de ellas participan Bette Davis, Joan Crawford o parte del elenco de actores de la original Baby Jane.

En el caso de la segunda película (Canción de Cuna para un Cadáver), tal como vemos en la serie Feud, estaba previsto que participaran las dos actrices de nuevo, así como el director y varios de los actores de reparto. Al final, Joan Crawford, harta de Bette Davis, cogió los trastos y dejó la producción siendo sustituida por Olivia de Havilland.


Tras la película

Tal como pasa en la serie, las dos actrices deciden hacer la película puesto que ya han superado la cincuentena y los días de gloria y contratos y guiones caídos del cielo ya han pasado.

Joan: Adivina qué, Bette, finalmente he encontrado el proyecto perfecto para nosotras dos. Siempre ha sido mi sueño trabajar contigo. ¿Recuerdas cómo le supliqué a Jack Warner que nos juntase en Ethan Frome?

Bette: Con el Sr. Gary Gooper.

Joan: Lo recuerdas!

Bette: Tú querías interpretar a la guapita joven sirviente y a mi me tocaba interpretar a una esposa bruja. Olvídalo.

Joan: Pero esto es diferente. Son papeles para toda una vida!

Bette: No gracias, Lucille(*), tengo muchas mejores ofertas.

Joan:  ¡Y una mierda! Yo sé qué tipo de ofertas estás recibiendo: exactamente ninguna, porque lo mismo es lo que me pasa a mí. Ya no están haciendo películas de mujeres, al menos no del tipo que solíamos hacer.

Bette: Todo es cíclico. Ya volverá a ponerse de moda.

Joan: ¡Pero no lo haremos nosotras!. Si algo tiene que suceder, tenemos que hacer que suceda. Nadie está buscando a las mujeres de nuestra edad. Pero juntas, no se atreverían a decirnos que no. Nos necesitamos, Bette.

Bette: Entonces… de todos modos  ¿qué diablos le pasó a esa Baby Jane?

Joan: Léelo. Descúbrelo… Oh, y te estoy ofreciendo el papel principal!

Bette: ¿El protagonista?

Joan: Puedes llamarlo así.

* (Bette Davis llamaba a Joan CrawfordLucille” solo para joderla, puesto que su auténtico nombre era Lucille Fay Le Sueur y así le podía restregar su pasado humilde y sus trabajos iniciales como bailarina y corista)

 

“¿Qué fue de Baby Jane?” supuso el renacimiento artístico de muchas actrices que pasados los cincuenta solo podrian haber trabajado en especiales de television.

Pero, aún habiendo visto la prolífica producción de Bette Davis los siguientes años (con proyectos de mediocre calidad, todo hay que decirlo) y pese a haber estado nominada al Oscar por su papel en “Qué fue de Baby Jane?”, la Davis se encontró que seguían sin llegarle papelazos.

Ella, precisamente ella, estaba acostumbrada a interpretar mujeres mayores (como vimos en “La Loba“) y ahora que tenía la edad que tenía que simular veinte años atras, ahora no tenía ofertas para ello.

Por ello, como vemos en la serie, pone un anuncio en la prensa, ofreciendo sus servicios como actriz.

Aquí tenéis el recorte original:

“Madre de tres hijos (10, 11 y 15), divorciada, americana. Treinta años de experiencia como actriz en películas. Todavía con movilidad y más afable de lo que se rumorea, busca trabajo estable en Hollywood (como el que tuve en Broadway). Referencias bajo petición”

Sentido del humor no le faltaba. Y que trabajó en Broadway y era una actriz de escenario era su principal alegato. Precisamente en la serie, la principal causa de disputa entre las dos divas es el talento de una y la belleza de la otra.

Joan: Me pediste formar una alianza en Los Angeles, pero no tenías ninguna intención de honrarla

Bette: Eso no es cierto

Joan: Dios! He sido una estúpida en firmar para esta película y una idiota por creer que podía confiar en ti

Bette: Es que quiero que seas brillante, solo intento ayudarte a conseguirlo

Joan: Oh, con que me estabas ayudando ,eh? Porque tienes un talento superior! Pues no quiero tu ayuda, siempre te han sobrevalorado

Bette: …Y eso explica mis 11 nominaciones a los Oscar

Joan: ¡La Academia no te recompensa por tu talento, por el amor de Dios, Bette! Te recompensan porque ven lo mucho que te esfuerzas, no ven un personaje  ven la actuación!

Bette: Por eso a ti no te ven debajo de esa montaña de maquillaje

Joan: Deja que te dé un consejo: cuando no te sientes atractiva, la respuesta no es afearte todavía más

Bette: Soy una actriz de carácter

Joan: Ya he dicho lo que tenia que decir. Me voy a la puta cama

Bette: Joan… ¿Qué se siente al ser la mujer más guapa del mundo?

Joan: Fue maravilloso, fue lo más satisfactorio que te puedas imaginar, y nunca tienes suficiente…y en tu caso, ¿te sentías bien al ser la mujer con más talento del mundo?

Bette: Muy bien… pero nunca es suficiente

 

 

La serie

Uno de los puntos interesantes de la serie es el retrato de la decadencia del viejo estrellato de Hollywood (star-system) pero la construcción de la historia nos permite trazar caminos paralelos invisibles.

Así, sin descuidar la trama nos encontramos con capítulos “temáticos” dedicados por ejemplo a las relaciones entre madres e hijas (las que tienen las actrices con sus hijas y las que tuvieron ellas con sus madres), como el capítulo tercero, o capítulos dedicados a la igualdad entre sexos (el cuarto).

En uno de los capítulos, tenemos estas advertencias sobre el matrimonio cuando la hija de Bette Davis pregunta a su madre por qué tantos preparativos de boda:

-No entiendo por qué tenemos que montar una superproducción para la boda

-Pues te diré por qué: una boda es una fiesta muy especial, porque después todo lo que viene es mucho esfuerzo y empeño. El esfuerzo por mantener la casa, el esfuerzo de servirle la misma copa de whisky todas las noches y fingir interés cuando se queja de su jefe. Es el esfuerzo de tolerar que se olvide de preguntarte cómo te ha ido, tu opinión, tus sentimientos…  y es el esfuerzo de sentir que estas preparando el terreno para las ambiciones de otra persona

-Acabas de describir mi vida contigo

 

Las similitudes

Os dejo con un par de comparaciones entre imágenes reales y versiones creadas para la serie Feud.

Aquí podemos ver, entrelazadas, la interpretación tanto de Bette Davis como la de Susan Sarandon cantando el tema principal de la película:

 

Y aquí tenemos, en pantalla partida, la escena de entrega de los Oscars en la que participa Joan Crawford/Jessica Lange

 

El final

En Feud vemos también como una Crawford decadente acepta papeles de bajo presupuesto pero sin perder por ello la dignidad y el glamour.

Resultat d'imatges de trog

Como una bofetada le llegaría una foto publicada en un periódico, en la cual se la ve saliendo de una fiesta:

img_0384
Joan Crwaford y Rosalind Russell
Cuando comprobó que la imagen real que proyectaba era esa, y ya no conservaba el antiguo magnetismo, decidió recluirse en su apartamento de Manhattan, llamó a su agente y le pidió que ya no le buscara ningún papel más.

Para este triste final, el director Ryan Murphy se permitió un par de licencias artísticas que no se corresponden a la realidad: la escena de Bette Davis intentando hablar por teléfono con Joan al enterarse que ésta tiene cáncer y la alucinación de Crawford en el comedor de su casa con antiguos amigos, dando una última fiesta.


Para la segunda temporada se ha previsto que se analice la relación entre el Príncipe Charles y Diana de Gales. Creo que puede flojear bastante la serie con este tema cuando ya tenemos otros biopics que han hablado de ello y la fenomenal “The Crown” ya se dedica a hablarnos de los entresijos de la familia real británica pese a que le falte mucho aún para llegar a los 80.

Para la tercera temporada parece que también hay contendientes elegidos pero estos no han sido desvelados.


Recomendable si: os gustan los biopics, los entresijos de las producciones y ser testigos de la caída del viejo star-system de Hollywood.

No recomendable si: queréis series trepidantes

 

2 comentarios en “Feud

  1. Es una de las series a las que había echado el ojo, así que te agradezco la reseña (y sin spoilers). En una entrada que dediqué al tema de Blue Öyster Cult, “Joan Crawford”, también hablaba de las memorias de Cristina Crawford, su hija adoptiva, quien no duda en retratar a la diva como una mujer cruel, dominante y alcohólica. Saludos.

    1. Pues no te pierdas la serie, las referencias a Christine como hija ausente y el disgustazo del libro también se reflejan en los últimos capítulos. No es una serie trepidante pero muy interesante. Cuando la hayas visto, te pasas por aquí otra vez!!

Deja un comentario