The Beatles – A Day in The Life (II)

Seguimos destripando “A Day in The Life“, la genial canción del álbum Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band que cambiaría el concepto de música pop rock hasta la fecha. Para ver el post inicial, clic aquí.

A Day in The Life se ha considerado como uno de los mejores trabajos de Ringo Starr en la batería, pero Ringo no sólo contribuyó con su interpretación, sino que, sin querer, ayudó a reducir el presupuesto de grabación, luego lo veremos.

 

Recordemos, venimos de un interludio orquestal, terminado por el timbre de un despertador que se coló en la grabación.

Sección media. Cuarta estrofa:

Woke up, fell out of bed
Dragged a comb across my head
Found my way downstairs and drank a cup
And looking up, I noticed I was late

Esta estrofa corresponde a otro tema que tenía en mente McCartney, no tiene nada que ver con las estrofas anteriores, ni en ritmo ni en contenido. Está escrita en La, mientras que hasta ahora la canción estaba escrita en Sol.

Representa un día cualquiera en la infancia de Paul, despertándose, peinándose, desayunando rápido y corriendo hacia el bus, fumando un cigarrillo y yendo a la escuela.


Sección media. Quinta estrofa:

Found my coat and grabbed my hat
Made the bus in seconds flat
Found my way upstairs and had a smoke
And somebody spoke and I went into a dream

Después del cigarro, le entra el sueño. Aquí ya no caben disputas, era una referencia que a George Martin no se le pasó:

“Definitivamente una referencia a la marihuana. “Me subí a la parte de arriba y me fumé un cigarro, etc” era una referencia a las drogas; siempre solían desaparecer y hacer unas caladitas. Nunca lo hicieron delante mío. Siempre bajaban a la cantina y Mal Evans solía cubrirles las espaldas”


Pausa/link: la cantina de Abbey Road ya fue citada en el post de Pink Floyd sobre “I Wish You Were Here”.

Seguimos


La propia BBC sospechó de esta frase, la cual se acumulaba a la anterior “I’d love tu turn you on

Interludio Orquestal #2. Puente de transición:

John Lennon canta  Ahhhhh… como cayendo en el sueño de Paul, mientras la orquesta lo envuelve para llevarlo a la peana del verso final. Pero antes de llegar a esta estrofa vamos a ver un poco el tema de la orquesta:

Cuando pensaron en rellenar esos compases, Paul pensó que una orquesta clásica quedaría bien y George Martin  también creyó que podía ser un buen final para el disco, pero, sabiendo que alquilar una orquesta completa de 90 músicos para sólo 24 compases de una única canción podría salir demasiado caro, vio que EMI (la discográfica) le pediría explicaciones y no tenían prevista ninguna grabación de música clásica en Abbey Road en la que escamotear unos segundos de grabación.

Ringo Starr, el menos versado en técnicas de grabación, queriendo hacer una gracia, dijo: “Bueno, pues alquilemos solo media orquesta y que toquen dos veces

Bingo, Ringo.

Para no pagar más tarifa de la normal hicieron creer a los músicos que estaban grabando la misma pista pero en realidad no borraban las anteriores. Parece mentira que los Beatles pudieran llegar a tener límites presupuestarios.

Para que nos hagamos una idea, aquella sesión de 3 de febrero costó 367 Libras, un fortunón por entonces; en libras actuales serían unas 6.300, que no es mucho en términos relativos pero para esa época las producciones discográficas eran sumamente económicas y los músicos de estudio eran auténticos mercenarios.

Con esta sección orquestal llegamos a la

Estrofa Final

Tenemos de nuevo a John cantando en Sol, al igual que las dos primeras estrofas.

I read the news today, oh boy
Four thousand holes in Blackburn, Lancashire
And though the holes were rather small
They had to count them all
Now they know how many holes it takes to fill the Albert Hall

En este caso, volvemos a un recorte de diario:

Una noticia que apareció en el Daily Express de 17 de Enero del 67, en la columna local “Far and Near”, recogía la cantidad de baches que había en las carreteras de Blackburn, en el condado de Lancashire (a Paul le gustaba como John pronuncia Lan-ca-sheer, al estilo de Liverpool mientras que en un inglés más central se pronunciaría como Len-ca-sh’r).

Pues bien, se habían parado a contar todos los agujeros (“count them all“) hasta llegar a la cifra de 4.000, los cuales extrapolados a todo el Reino Unido serían 2.000.000 de baches a partir de encontrar un índice estadístico extrañísimo por el cual, a cada persona de Blackburn le tocaba 1/26avo de bache.

La noticia, como vemos es suficientemente curiosa como para que se quedara en la mente del brillante Lennon, pero no encontraba una rima… ¿qué hacer con 4.000 agujeros?

“Ahora ya saben cuantos agujeros necesitan para llenar…”, …”para llenar…”

Resultado de imagen de terry doran

Terry Doran, un amigo de John, estaba con él cuando estaba intentando cerrar la estrofa, y le echó un capote:

…”para llenar…”

“…para llenar el Albert Hall”, John!

 

Y la estrofa se cierra de nuevo con el  “I’d love to turn you on“, la cual por una vez se podía haber hecho la vista gorda pero dos, ya no. La BBC censuró la canción por fomentar, supuestamente, el uso de drogas.

Ya vamos por el 50% de la canción. No os perdáis los siguientes posts!

Deja un comentario