Chuck Berry (1926-2017)


Vernáculo, adjetivo esdrújulo que se refiere a la identificación común de un idioma o una cultura. Así, para los lectores de este blog, seguramente el español será su lengua vernácula.

Usamos incorrectamente la forma “vernacular” sin que ésta esté aceptada en el diccionario de la RAE. “La cultura vernacular”, por ejemplo, en lugar de “la cultura vernácula”.

Y usamos vernacular porque es un adjetivo que se utiliza en los USA para referirse a la identificación original de un idioma, una cultura. Todo lo que viene de los USA o nos fascina o nos aborrece, pero no podemos evitar impregnarnos, especialmente en el idioma, de sus influencias en la cultura pop desde la segunda mitad del siglo XX.

Y precisamente el rock de los 50 sería el vernáculo, el origen común de todos los músicos de todos los estilos actuales. Y, Chuck Berry, sin ser el creador de ningún aspecto fundamental en el rock, fue el promotor del rock, el que cogió todos los elementos de aquí y de allí y el que los puso todos juntos en un solo acto.

Resultado de imagen de chuck berry johnny

Buen letrista, con carisma, eficiente guitarrista (sin ser un virtuoso tal como hoy lo definiríamos) y un showman que añadía bailes y saltos a sus interpretaciones. Pero además fue suficientemente curioso y valiente como para introducir (sin forcejeos) elementos del country en el rhythm and blues, lo que permitió que una perpleja audiencia negra aceptara – primero con burlas y después con agrado – la aparición de un nuevo ritmo bailable que acabaría revolucionando el panorama musical mundial.

A veces es difícil pensar cómo sería el mundo de la cultura actual sin la aparición de determinados personajes clave, como el desaparecido hace un año Bowie, o Prince, o Berry. Evidentemente la cultura está viva y siempre hay y habrá creadores-innovadores, pero algunos de estos creadores han establecido estilos, ritmos, fusiones y estéticas que solo podrian salir de una capacidad imaginativa “brava”.

https://i1.wp.com/static.tvtropes.org/pmwiki/pub/images/ChuckBerry_4743.jpg?w=1000

Cuando pienso en Chuck Berry siempre me acuerdo de una entrevista que hicieron a Georges Moustaki, a finales de los 80. En esa entrevista, Moustaki se lamentaba de un reciente incendio en Estados Unidos en el cual se perdieron, entre muchas otras, las grabaciones originales de las sesiones de Chuck Berry.

Que un cantautor de la chanson (tan alejado de la estridencia irreflexiva del rock and roll) lamentara la pérdida de un patrimonio cultural aparentemente tan lejano geográfica y musicalmente, me inspiró. Fue como una lección humilde y franca de corporativismo, una reivindicación gremial, un reconocimiento y respeto que pocas veces se manifiesta entre artistas de distinto estilo musical.

A mis 18 años, ese fragmento de entrevista me ayudó a abrir mis miras culturales introduciendo un nuevo concepto que interioricé a mi manera: la aceptación de los distintos estilos y manifestaciones artísticas, por alejados que estuvieran de mi raíz o de mis conocimientos adquiridos, como parte de un todo. Porque la hoja más pequeña y alejada de una rama está emparentada con la hoja más pequeña y diametralmente opuesta por un elemento común: el árbol que las sujeta.

His mother told him, “Someday you will be a man,

And you will be the leader of a big old band.

Many people coming from miles around

To hear you play your music when the sun go down.

Maybe someday your name will be in lights

Saying ‘Johnny B. Goode tonight’

 

Go, Johnny, Go

 

3 comentarios en “Chuck Berry (1926-2017)

  1. Tendría que actualizar mi propia entrada sobre el Chuck, pero decidí hace mucho que nunca más las tocaría. De todos modos es más difícil hacerse a la idea de que seguía vivo hasta ayer que admitir su desaparición hoy.

Deja un comentario