Pink Floyd – Wish You Were Here

Una canción tan bonita como triste

Podría parecer una canción de amor, con la que cantar a quien añoras, a un amor perdido, a alguien con quien deseas compartir un momento concreto. Evoca perfectamente el sentimiento de ausencia.

Pero es más que eso, y cuanto más sabes de la canción, más triste es.

Antes de entrar a analizar la letra vamos a ver las curiosidades de producción.

Para ello, os he puesto la versión del álbum, con la intro entera, en la que empieza una radio en el que se va moviendo el dial.

 

Esa radio es la del coche de David Gilmour y el fragmento de música clásica que se oye brevemente es de la 4ª Sinfonía de Tchaikovsky.

A este fragmento de radio le añadieron una intro de guitarra (de 12 cuerdas) tocada por Gilmour y procesada como si saliera de esa misma radio de Onda Media, posteriormente entra una guitarra nítida, en primer plano, como si alguien se uniera a lo que está oyendo en la radio, desapareciendo después el sonido de radio e incorporándose el resto de la banda.

So, so you think you can tell Heaven from Hell
Blue skies from pain

Así que… así que crees que puedes diferenciar el cielo del infierno, o los cielos azules del dolor…

La grabaron en Abbey Road Studios, y coincidieron con los violinistas Stéphane Grappelli y Yehudi Menuhin que aquellos días estaban grabando en la planta de abajo de los estudios. A Gilmour se le ocurrió poner un violín estilo country en la segunda mitad de la canción.

A Menuhin no le interesó, pero a Grappelli le picó la curiosidad y pactó una tarifa de 300 libras por la grabación. En la mezcla final de la canción quitaron la pista del violín, pero aún queda un pequeñísimo rastro, apenas audible en el minuto 5:21.

Waters creyó que para un intérprete como Grappelli podría ser insultante aparecer en los créditos de la canción por una participación tan ridícula e inaudible, pero igualmente le pagaron lo acordado.

Resultado de imagen de pink floyd 1975
Roger Waters pensando si va violín o no…

En esta mezcla (siguiente vídeo) podéis oir como hubiera quedado la canción con la incorporación del violín de Grappelli, desde 3:05 y durante el resto de la canción:

 

 

Wish You Were Here (el álbum) es un disco conceptual.

A finales de los 60 y durante los 70 fueron muy habituales los álbumes conceptuales, los cuales solían girar en torno a una idea general que predominaba en el disco; se inventaron mucho antes, pero los grupos de rock progresivo como Pink Floyd eran especialistas en el tema.

Para este álbum encontraron un tema que les iría como anillo al dedo: la ausencia.

Hacía como unos 6 años que había abandonado el grupo Syd Barret, miembro fundador de Pink Floyd, gran artista creativo pero con muchos problemas de crisis nerviosas producidos por el consumo de drogas.

Resultado de imagen de syd barrett

 

Se dice que sus compañeros de piso -no los de la banda- convencidos de que Syd era un Dios, le llegaban a poner LSD en el café diario sin que él lo supiera. De esta manera encadenaba los estados de subidón uno tras otro en un viaje eterno, lo cual, unido a una incipiente esquizofrenia, le provocaba tanto reacciones violentas como estados de creatividad inagotables.

Syd Barrett tenía una gran presencia en el escenario, sus actuaciones solían ser hipnóticas, un poco como pasaba con Jim Morrison, del cual no podías quitar la vista.

Resultado de imagen de syd barrett stage

 

Pero no solo destacaba en el escenario, su aportación creativa a la banda fue absolutamente trascendental, sin Syd, Pink Floyd no hubiera sido lo que llegó a ser, él fue el cartucho de dinamita que lo removió todo, desde entonces se consideró a Pink Floyd como la banda más revolucionaria e innovadora desde el primer disco, sin barreras, sin esquemas.

El crítico musical Nick Kent, involuntario instigador de que Pink Floyd volviera al estudio después de una crítica feroz sobre un concierto del grupo publicada en el NME, había escrito sobre Syd:

Syd Barrett ha sido sencillamente un brillante compositor joven e innovador cuyo genio ha sido de algún modo amputado; dejándolo paralizado en un limbo solitario acompañado sólo por una creatividad atrofiada y una especie de esquizofrenia ilógica indefensa.

Por ello, cuando el grupo triunfó en letras mayúsculas con “The Dark Side of the Moon“, sin Barrett en sus filas, empezó a crecer una morriña por no poder disfutar de ese éxito junto a su socio y amigo.

Se encerraron en el estudio para grabar el siguiente álbum (el que hoy nos ocupa) tan solo habiendo compuesto la genial “Shine on You crazy Diamond” (S…Y…D, ¿lo pilláis?) y un par de canciones más que no acababan de encajar.

Pero la banda no sabía trabajar “por encargo”, con lo que se tiraban muchos días en el estudio a ver qué salía, eso enfurismaba a Roger Waters que veía como todos holgazaneaban sin ideas.

Había días en los que no hacíamos nada. Creo que no sabían lo que querían hacer. Teníamos una diana y un rifle de aire y nos gustaba jugar a estos juegos de palabras, sentarnos por ahí, emborracharnos, irnos a casa y volver al día siguiente. Eso es todo lo que hacíamos hasta que de repente todo empezó a encajar

Brian Humpfries, ingeniero de sonido

Un día Waters oyó a Gilmour tocar cuatro acordes rápidos a la guitarra y le dijo ¿puedes tocar eso un poco más lento? Ese fue el origen de la guitarra que arranca la canción, y trabajando en ello, las palabras empezaron a fluir solas.

La fantástica letra surgió en un momento mágico de inspiración de Waters y la hizo prácticamente del tirón. Una de las cosas que más me gustan es el fraseo, cómo encaja los versos al cantar las estrofas.

Volvamos al álbum.

Querían que todo el material (no solo el sonoro) evocara el sentimiento de ausencia que les invadía.

Para ello se dotaron de un fuerte simbolismo gráfico:

Resultado de imagen de wish you were here album
En la icónica portada, el saludo entre dos hombres, uno de ellos en llamas, se interpreta como un pacto con engaño o un hombre saludando a otro con problemas (Sid Barrett). Me gusta el detalle de quemar también un poco el marco de la foto.

El álbum venia envuelto en celofán negro sin ninguna leyenda. Como hubieron muy pocas ventas, se enviaron a las tiendas de discos pegatinas con un logo diseñado para la ocasión por George Hardie.

 

Aspecto que tenía el álbum.En la versión para USA y Japón el celofán era azul marino.

 

Tenías que romper el celofán para poder sacar el disco , pero muchos fans quisieron conservar el celofán para no perder la pegatina… el problema es que se perdían la maravillosa portada…¿no queríais ausencia?

 

 

Resultado de imagen de wish you were here album
En el logo, los cuatro elementos, al cual le faltaría el quinto elemento: el éter, o el espíritu, simbolizado con un apretón de manos que recuerda al de la portada.
Cuatro elementos, cuatro miembros de la banda, cuatro palabras en el título.

 

Resultado de imagen de wish you were here album
El hombre en el desierto no tiene rostro ni cuerpo, y sostiene un vinilo transparente
Resultado de imagen de wish you were here album
El nadador sin mar
 

 

Resultado de imagen de wish you were here album
El saltador sin salpicaduras

Esta foto del saltador que no salpica ni remueve el agua tiene truco, pero no es un montaje:

El modelo no está saltando, en realidad es un lago poco profundo: clavaron un taburete al fondo del lago y el nadador está haciendo el pino agarrado al taburete con las manos, con un respirador que queda oculto.

Para hacer la foto le pedían que aguantara la respiración y no hacían la foto hasta que desaparecieran las olas de la superficie. Fue una sesión muy chunga.

 


Cuando estaban acabando de mezclar el álbum se percataron que apareció en Abbey Road un señor fofito y con aspecto simplón al cual no conocía nadie.

Lo veían deambular, escuchando las tomas en la sala de mezclas o dando vueltas por el estudio, solo y sin hablar con nadie.

No sabían quién era aquel tío barrigudo, con la cabeza y las cejas afeitadas que iba de acá para allá con una bolsa de plástico.

Resultado de imagen de syd barrett
5 de junio de 1975

 

Waters no lo conocía.

Wright también estaba desconcertado, y le preguntó a Waters si era amigo suyo.

Mason tampoco lo reconoció.

Gilmour pensaba que era un trabajador de EMI.

 

Pero al cabo de un rato, Gilmour se horrorizó.

Era Syd.

Cuando Mason finalmente habló con él solo tuvo una conversación que recuerda inconexa y poco sensata.

El diseñador gráfico Storm Thorgerson dijo:

Dos o tres personas rompieron a llorar. Él se sentó por ahí y habló un poco, pero no estaba realmente ahí

Se dice que Waters quedó devastado llorando por el aspecto y el estado de su antiguo compañero de banda.

Cuando le preguntaron como había ganado tanto peso, Barrett solo supo decir que tenía un gran refrigerador en su cocina, y que había estado comiendo un montón de chuletas de cerdo.

Mencionó que estaba dispuesto prestar sus servicios a la banda, pero cuando escucharon juntos “Shine On You Crazy Diamond“, no mostró signos de comprender ni la situación ni su papel en ella.

Estoy muy triste por Syd.

Por supuesto que era importante y la banda nunca hubiera comenzado sin él, ya que había escrito todo el material.

No hubiera sido posible sin él, pero por el contrario no podría haber continuado con él.

“Shine On” no es realmente acerca de Syd – él es sólo un símbolo para todos los extremos de ausencia que tienen que sobrellevar algunas personas porque es la única manera de poder hacer frente a lo jodidamente triste que es la vida moderna, a retirarse completamente.

Lo encuentro completamente triste.

Roger Waters 

 

Syd estuvo un rato más por allí, ese día se celebraba la boda de Gilmour y estuvo en la cafetería de la EMI con el resto de invitados, pero desapareció sin despedirse.

Ahora, vuelve a escuchar la canción y dime que la sangre no se te hiela en pequeños cristalitos punzantes.

So, so you think you can tell Heaven from Hell
Blue skies from pain
Can you tell a green field from a cold steel rail?
A smile from a veil?
Do you think you can tell?

And did they get you trade your heroes for ghosts?
Hot ashes for trees? Hot air for a cool breeze?
Cold comfort for change? And did you exchange
A walk on part in the war for a lead role in a cage?

How I wish, how I wish you were here
We’re just two lost souls swimming in a fish bowl
Year after year
Running over the same old ground. What have we found?
The same old fears
Wish you were here

 

Así que crees que puedes distinguir el cielo del infierno.

Los cielos azules del dolor,

¿puedes distinguir un campo verde de un frío raíl de acero?

¿Una sonrisa escondida tras un velo?

¿Crees que puedes diferenciarlos?

 

¿Hicieron que cambiaras tus héroes por fantasmas?

¿Cenizas calientes por árboles?

¿Aire caliente por una fría brisa?

¿Una fría comodidad por evitar el cambio?

¿E intercambiaste un papel de extra en la guerra, por un papel de protagonista dentro de una jaula?

 

Cómo desearía…

cómo desearía que estuvieses aquí,

somos solo dos almas perdidas,

nadando en una pecera,

año tras año,

corriendo sobre el mismo viejo suelo,

¿qué hemos encontrado?

Los mismos viejos miedos.

Desearía que estuvieses aquí.

9 comentarios en “Pink Floyd – Wish You Were Here

  1. Pues fue una lastima que eliminaran la parte de Grapelli. Hoy en día seria algo normal pero en aquellos años hubiese sido totalmente rompedor. De cualquier modo una gran canción y un gran disco. Para mi el último disco que valió la pena de Pink Floyd.

    1. Fue el principio del fin, Waters y Gilmour empezaron con este disco una serie de desencuentros profesionales y personales que desembocarían en la salida de la banda del primero de los dos.

Deja un comentario