Herb Alpert

Imaginaos un DJ de unos 25 años, busca siempre las novedades y lo que le pueda gustar a los parroquianos.

De vez en cuando se compra algo sólo para él. Porque sabe que eso no lo va a pinchar nunca, por antiguo, por raro, por diferente. Por lo que ahora se llama freaky. Y lo guarda en un lugar diferente, no se vaya a mezclar.

Pongamos que este DJ va a visitar a otro DJ a su lugar de trabajo y fuera de horas de trabajo. Como no está el jefe se ponen ellos mismos un cubata (vaya, no hay limón, es lo que tiene) y hablan de música, de la clientela y de sus últimas adquisiciones, de qué funciona y qué no.

Al cabo de un rato, el DJ visitante empieza a hurgar en el material que tiene el DJ local en la cabina. ¿Puedo mirar? Sí, claro, tranqui!

Pasados 5 minutos, abre un cajón, el más alejado de los platos, y allí aparece la colección de rarezas del DJ local. El propietario de la colección mira de reojo mientras no puede evitar sonrojarse ligeramente bajo los cascos.

Meto la mano dentro del cajón y saco un vídeo VHS: “Herb Alpert! Yo también lo tengo!!”


 

Miradlo, qué buen chico. Por que eso es Herb Alpert, un tío majo.

Sencillo y sin pretensiones ni artificios, como su música pero que sin embargo llegó a vender millones de discos (72 millones, hasta 1996) y a crear un estilo propio, fusión instrumental del jazz y del latin.

Este señor, que cuanto más mayor se hace, más se parece a Joan Manuel Serrat, tiene ya 80 años, ha metido cinco álbumes en el número 1, 28 álbumes se han colado en el ranking de álbumes Billboard, ha ganado nueve Grammys, tiene 14 álbumes de platino y 15 de oro.

Es el único artista que ha conseguido dos números 1 por un tema cantado (This Guy’s in Love With You, del 1968) y por un tema instrumental (Rise, de 1979), por que Herb Alpert, como Chet Baker, tanto toca la trompeta como canta (más malamente, eso sí).


 

Estaba Herb en un viaje por Tijuana (México) cuando vio una corrida de toros, en la cual había un mariachi.

Como buen músico se fijo más en la banda y en la grada que en lo que pasaba en el coso, y flipó con la interacción entre mariachi y público, y en cómo la banda avisaba de cada cambio de tercio con fanfarrias y la gente aullaba de entusiasmo.

Así que, de vuelta a casita, reescribió una vieja canción que tenía en mente.

La interpretó con el estilo latino, la grabó en un estudio que tenía en su garaje, le añadió a la mezcla varias capas de trompeta para que pareciera que había una banda de viento, también le puso gritos de público y otros sonidos ambientales y bautizó a la canción como “The Lonely Bull“.

 

Para darle un toque más latino aún, la canción tenía un subtítulo pretendidamente español:

… no me digáis que no duele…

El músico admitió más tarde que quizá el espectáculo que vio en Tijuana no fuera muy bueno, pero que iba bastante cocido de vino, con lo cual todo le parecía maravilloso e inspirador.

Se financió él mismo el disco (siempre ha tenido una gran visión empresarial, lo que ahora llamamos “entrepreneurrrrrr“) e hizo llegar el single a las radios hasta que consiguió colarla en el top 10.

El éxito de este primer single le motivó lo suficiente para grabar rápidamente un álbum entero viendo que tenía aceptación, produciendo una música que nadie más hacía en los 60.

Acababa de crear un nicho de mercado.

Para no entrar en las redes de las discográficas, creó su propia compañía junto con su socio Jerry Moss, seguro que habéis visto el logo en algún disco:

A&M, la “A” es de “Alpert”, fíjate
Los flamantes socios. Parece que Alpert se ha cortado o quemado la mano. A ver si vigilas.

 

Ya tenía nombre para la discográfica, pero aún le faltaba un nombre para esa supuesta banda que le acompañaba: Herb Alpert & the Tijuana Brass …pero como ya he dicho, la Tijuana Brass no existía realmente (brass equivaldría a la sección de metal de viento de una banda, brass significa literalmente latón). Así que, cuando al cabo de un año empezaron a llegar las peticiones de actuaciones en directo, Herb tuvo que hacer un casting para su banda.

Herb Alpert preguntándose de dónde #### saca un mariachi

 

Así que se pilló a unos músicos de sesión solventes, alguno de los cuales se empezó a dejar bigote y patillas para parecer lo más mejicanos posible para hacer honor al nombre de “los trompetistas de Tijuana“… pero ninguno de ellos lo era: 4 eran italianos y 2 eran judíos.

Sus actuaciones eran divertidas, pues solían incluir movimientos coreografiados y números cómicos, ahora nos parecería muy pueril, pero entonces era un bombazo poder llevar música popular superventas a escenarios para todos los públicos.

El hueco que estaba abriendo introduciendo música con sonido latino hizo que se disparara la demanda de shows de este estilo, Alpert, avezado inversor, empezó a contratar para su sello los artistas que empezaban a ocupar ese espacio comercial: así tenemos la Baja Marimba Band, Chris Montez and the Sandpipers o Sérgio Mendes and Brazil’66 empezando así una singladura empresarial mucho más importante que la musical.

Herbalpertpresentsalbum.jpg

Este disco incluye la famosísima “Mais que nada

 

 


 

A&M llegó a ser la mayor discográfica independiente de su tiempo. La lista de artistas que llegó a contratar es increíble, desde Burt Bacharach, The Carpenters y Joan Baez hasta Joe Cocker, Supertramp, OMD, Suzanne Vega, The Police o Sting.

Incluso contrató a unos incipientes Sex Pistols, pero el contrato duró tan sólo una semana, otra historia con jugo:

Los Sex Pistols acababan de ser rechazados por la EMI tras una emisión en directo en la que habían llamado al entrevistador una serie de lindezas por que se estaba pasando con Siouxsie Sioux (cantante de las Siouxsie and the Banshees), el incidente lo podéis ver en este vídeo, en el que, por lo visto todos, incluido el presentador, habían estado bebiendo demasiado antes de la entrevista:

 

Así que, tras insultar al presentador y haber tenido el honor de ser los primeros en pronunciar en directo palabras tabú en la televisión británica, tenemos a los Sex Pistols de patitas en la calle y sin contrato, hasta que los pillan en A&M y organizan un acto público de firma enfrente del Buckingham Palace:

Resultado de imagen de sex pistols a&m contract

(El de la derecha, ya se está arrepintiendo)

En realidad, el contrato ya lo habían firmado el día anterior.

Después de este acto publicitario para la prensa, esa misma tarde fueron a celebrarlo a las oficinas de A&M en Londres. Ya sabéis, canapés y ganchitos.

La que montaron ahí nuestros amiguitos fue antológico: llegaron completamente borrachos, Sid Vicious se pegó una leche contra la taza del inodoro, se cortó el pie y empezó a sangrar, pero como no le importaba mucho, empezó a deambular por las pijísimas oficinas de A&M dejándolo todo manchado de sangre; Jimmy Rotten amenazó violentamente a cualquier ejecutivo con corbata que se cruzara con él y Steve Jones, más a lo suyo, se lo montaba con una fan en los baños como si estuviera en un tugurio.

Por si los de A&M no estuvieran suficientemente aterrorizados, en un concierto un par de días más tarde amenazaron de muerte a un ejecutivo de A&M que rondaba por ahí.

Antes de que hubiera pasado una semana de la firma, el contrato ya estaba roto. Se destruyeron 25.000 copias del single “God Save The Queen” y la banda firmó su tercer contrato en seis meses con Virgin Records.

Wow… para un post sobre un trompeta retro de los 60 con cara de buen chico no está mal, no?


 

Volvamos al trompeta.

Cuando aún no era un magnate empresarial, grababa uno o dos discos al año, y preparaba unos especiales para TV en los cuales intentaba recrear con imágenes los ambientes latinos que intentaba evocar. Los temas instrumentales necesitan mucho más apoyo visual para trasladar al público por no tener el respaldo de la letra del tema.

No diríamos que Herb Alpert inventó el videoclip, pero sí que vio el potencial de las imágenes como soporte de la música, escapando de la típica actuación en plató de TV y contando (ya veréis) con las bailarinas y bailarines que daban los cabezazos ye-ye de la época.

 

 

 

Con él, nació otro fenómeno: los grupos réplica. No confundir con las bandas tributo.

Los grupos réplica son aquellas imitaciones baratas de estudio que lo único que intentan es engañarte cuando vas a la gasolinera y te entretienes mirando el expositor de casettes, así surgieron los Mexicali Brass, Mariachi Brass, Guadalajara Brass, Bullfight Brass, o los fantásticos Pert Lapert and his Iguana Brass.

Alpert no tuvo ningún reparo en que su música fuera utilizada indiscriminadamente para anuncios de chicles, de gasolina o de cerveza o que se usara como cortinillas musicales en programas de entretenimiento: al fin y al cabo esa música insulsa y intrascendente estaba hecha solamente para entretener, y lo conseguía sin artificios.

En el 66 consiguió vender 13 millones de discos, superando así a los Beatles, ese mismo año llegó a tener 5 álbumes simultáneamente en el Top 20 (una locura)


 

Uno de sus álbumes más vendidos fue “Whipped Cream & Other Delights” pero más que por el contenido, se vendió por el continente:

 

Portada original

La modelo, Dolores Erikson, emerge semi-desnuda de un merengue y está presuntamente cubierta con nata.

En realidad está sentada en un taburete con una falda de tul y la han rociado con espuma de afeitar (por que con el calor de los focos la nata se hubiera derretido), solamente lleva nata en el dedo.

Este disco se introdujo en todas las casas americanas de los 60 porque combinaba la inocencia de los temas de Alpert con la picardía de la portada, con lo que permitía al padre de familia escamotear soft porn en casa con la excusa de comprar un disco de música ligera (ya me diréis…)

Esta es una toma alternativa de la sesión:
Desert Fox

 

 

El hecho de estar presente en tantas casas y en la adolescencia de los jóvenes de los 70, que deberían flipar al ver aquella portada rondando por casa, convirtió la portada en icónica, y se ha homenajeado o parodiado tanto como las de Abbey Road o Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band de The Beatles.

Os dejo una galería con unas cuantas versiones y aberraciones homenajes a la portada de Herb Alpert’s Tijuana Brass:

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando en directo iban a interpretar “Whipped Cream“, solía dirigirse al público diciendo: “Lo siento, no podremos interpretar la portada para ustedes”.


 

Podría contaros más cosas de la perspicacia creativa (o la falta de ella) de Herb Alpert, no siempre la acertaba, pero no quiero olvidarme de comentar de que antes de que todo esto empezara, antes que Herb Alpert se tomara un cartón de Don Simón en Tijuana, nuestro artista de hoy ya había compuesto una canción que todos conocéis y todos habéis tarareado:

 

Sólo por esta joya ya vale la pena una vida musical.


 

 

Miles Davis dijo de él: “Escuchas tres notas, y sabes que es Herb Alpert“, viniendo de Davis, ese supuesto halago es un dardo envenenado.

 

 

 

Pero no es creáis que el sosainas de Alpert se quedó atascado en los 70; hace nada, en el 2013 ganó un Grammy por el mejor álbum instrumental pop con “Steppin’ Out“. La discográfica, eso sí, se la vendió a Polygram en 1987.

 

 

En la actualidad, cuando no sopla la trompeta, Alpert tiene una segunda carrera como pintor y escultor expresionista

Aquí, Alpert con unos tótems. Cuidado, no apoyarse

… y vosotros, ¿tenéis alguna joya escondida que os cueste reconocer?

 


Corona de Aragón Crianza

D.O. Cariñena

Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Garnacha y Cariñena

Sabroso, Ahumado, Fruta Madura

Deja un comentario